Las 10 Fortalezas Lolo-Lilo

Nunca podré olvidar un día en que un niño (llamémosle “Lilo”), en la primera sesión con él, tras preguntarle cómo se llamaba, y sin ni siquiera darme tiempo a presentarme, me preguntó que si yo era Edu; Al decirle que si, Lilo reaccionó de forma muy alegre, manifestando que había tenido mucha suerte; Me sorprendí bastante y le pregunté que como sabía mi nombre, y que porqué se había puesto tan contento; Me contó que un compañero del Centro de Menores donde estaba ingresado le había dicho que a ver si él también tenía suerte y le tocaba conmigo. Me dijo que ese niño hacía tiempo que había venido a mi centro de trabajo, que le había dicho que allí trabajaban varios/as psicólogos/as, y que había sido atendido por mí; Yo le pregunté a Lilo que como se llamaba dicho niño, y me dijo que se llamaba “Lolo” (llamémosle así). No salía de mi asombro cuando Lilo me comentó que Lolo también le había dicho que yo era el mejor amigo que había tenido en su vida. Seguir leyendo

Anuncios