EN SU PIEL…: 1. “No sé quién soy”.

  • ¡¡¡ Hola Lula (llamémosle así) !!! ¿Como estás?
  • Hola Edu. Bueno, ahí, tirando…
  • Hacía mucho tiempo que no sabía nada de tí. Me alegro mucho de verte… hay que ver lo que has crecido… Claro, si tenías 12 años y ya tienes 25… Como pasa el  tiempo… Cuéntame, ¿Como te va la vida? Y sobre todo… ¿qué te trae por aquí?
  • Hasta hace unos días me iba bien… Durante el tratamiento al que me derivaste conseguí superar mis problemas: finalmente dejé las malas compañías, terminé la ESO, estudié informática y ahora ya tengo trabajo…; Y me casé… tengo un niño precioso… es lo más grande que me ha pasado en la vida…
  • Muy bien, no sabes cuanto me alegro… 
  • Pero vuelvo a necesitar ayuda… estoy mal… no se quién soy…

  • Cuéntame… ¿qué te pasa?
  • Estoy muy desconcertada, triste, agobiada… llena de sentimientos contradictorios…
  • Dime… cuéntame tus agobios… seguro que entre todos podremos encontrarles solución…
  • Me han vuelto muchos sentimientos de odio: Odio a mi abuelo… porque nunca me trató bien ni me ayudó cuando le pedí ayuda… Odio a mi padre… porque nunca tuvo el valor de reconocerme como hija, porque nunca tuve a mi lado al padre que tanto necesitaba, porque hizo mucho daño a mi familia… les odio…; Odio a mi tío…  odio a mi hermano… por las cosas malas que me hicieron… yo era solo una niña…  no me merecía eso… no entendía nada… les odiooo…; Odio a mi madre… odio a mi  hermana… porque nunca me protegieron lo suficiente… las odiooo… y sin embargo, también  tengo que estarles agradecida a las dos…
  • Disculpa que te interrumpa, Lula, pero yo también estoy desconcertado. Al ver en la  agenda tu cita urgente de hoy, me revisé tu expediente, y cuando yo te  atendí la otra vez eras hija única, y me contaste que solo fue tu tío quien te  hizo esas cosas… y ahora…
  • Los odio a todos… por culpa de ellos lo he pasado muy mal, por culpa de ellos no se quién  soy… creía que me había recuperado… y ahora esto… ¿porqué habrá esperado mi madre  hasta  ahora para contarme sus grandes secretos?
  •  Tranquila… Venga… Llorar es bueno… Te ayuda a desahogarte, a sacar fuera  lo malo que llevas dentro… trata de respirar profundamente… y cuando estés mas  tranquila continuamos… (…)
  • Ya… El otro día, mi madre volvió a tener uno de esos días malos que tantas veces ha tenido…  que todos tenemos… y se derrumbó… se puso a llorar… me pidió mil veces  perdón… me dijo que se sentía culpable por lo que nunca se atrevió a contarme, y  porque a pesar de que sabía que me iba a hacer daño, tenía que contármelo… Y me dijo que ella había sufrido en silencio con mucho miedo… muchísimo miedo… Mi tío y ella también  habían sufrido abusos sexuales cuando eran adolescentes… Yo traté de consolarla, y ella  seguía pidiéndome perdón… Y no pude recomponerme del primer golpe, cuando me llevé el segundo… Entonces… mi madre me contó que fue mi abuelo el que había abusado de ellos… el que la  había dejado embarazada… mi  abuelo era mi padre…
  • Es muy duro lo que me estás contando, pero es importante que hayas sabido  reaccionar y pedir ayuda tan rápido. Trata de no preocuparte, haremos todo  lo posible por ayudarte a ti y a tu familia…
  • Me ha costado mucho reaccionar y ver la gravedad del asunto. Me enfadé mucho  con mi madre y dejé de hablarle unos días, sin permitirle más explicaciones.         Me he pasado  dos o tres días                                                                                                                                  -incluso he perdido la noción del tiempo- con la mente dándole vueltas a todo, con  pensamientos recurrentes… tales como “si mi madre es también mi hermana de  padre, y yo soy hija de mi hermana, ¿soy mi propia sobrina?”, o “¿soy sobrina de  mi hermano?”, o “¿soy nieta de mi padre?”… ¿quién soy? Finalmente me acordé de ti… de  ustedes… de aquello que me decías sobre la importancia y fortaleza de los  mecanismos psicológicos de defensa para auto-protegernos; Y me dí cuenta de que con estos pensamientos mi mente solo trataba  de impedirme afrontar el verdadero problema con mi madre…
  • Claro, los famosos mecanismos de defensa… que a veces nos perjudican más  que ayudan…
  • Así que decidí hablar con mi madre otra vez… pedirle explicaciones… Fue entonces cuando  me dijo que ella siempre se había sentido muy mal por no haber sabido  protegerme a mi, porque se centró en protegerme de mi abuelo, ya que hasta  después de lo que me pasó a mi no supo que mi tío también fue abusado por mi  abuelo… pero que no podía volver a cometer el mismo error. Así, cuando me lo  contó, me dijo que llevaba dos días aterrorizada… bloqueada… desde que supo que al día  siguiente yo iba a dejar a mi hijo a cargo de mi abuelo, ya que ella trabajaba y no podía quedarse ese día con él… y fue entonces cuando se derrumbó y me lo  contó todo, para proteger a mi hijo… Así que aquí estoy, pidiendo ayuda para  afrontar esto… ayuda para mi, y ayuda para mi madre, que la necesita tanto o más que yo, porque desgraciadamente, ella nunca contó su secreto… nunca recibió  ayuda por todo lo que le pasó…
  • Es normal que estés confundida, y que en estos momentos no tengas claro  quién eres, pero, si me permites, te voy a decir quién creo yo que eres tú: eres una  mujer increíble, que has sufrido mucho, y sigues sufriendo, pero que  tuviste el valor y coraje de aprovechar la ocasión que te brindaron en su  momento para recuperarte, para sacar adelante tus estudios, para crear tu  propia familia, para superar tantas adversidades… y finalmente, para crear la nueva  oportunidad de volver a ser ayudada, y de que se le proporcione la  ayuda a tu madre, y porqué no, a tu tío y a tu abuelo/padre, que también la  necesitan… Tienes problemas, pero entre todos encontraremos las soluciones, y  haremos todo lo posible para que tu familia y tú salgáis adelante…
  • Estoy convencida de ello, y por eso estoy aquí…
  • Claro… ahora nos toca a todos trabajar duro para conseguirlo…

 

NOTAS: 

  • Desde LobArán Psicologíase está poniendo en marcha el Programa AVISE (Anti Violencia Sexual), con el lema “Nos toca a todos”… porque cuando un agresor  está tocando a su victima, nos toca a todos, porque aunque la víctima es la  principal perjudicada, también las personas de su alrededor se ven perjudicadas, y porque  nos toca a todos reaccionar ante este grave problema… Así, la primera  actividad de dicho Programa es la elaboración y difusión de una serie de artículos llamada “En su piel…”, siendo éste el primero de ellos. En dichos artículos  abordaré diferentes aspectos relacionados con la violencia sexual, tratando de  meterme en la piel de esas víctimas, buscando tres objetivos principalmente:
  1. Transmitir esperanza a aquellas personas que realmente han vivido, por desgracia, situaciones de violencia sexual, haciéndoles saber que afortunadamente hoy en día existen profesionales especializados que trabajan en este campo a los que  pueden acudir, porque estos problemas son susceptibles de una importante  mejoría en  todos los miembros de la familia afectada.
  2. Tratar de sensibilizar a la población sobre la complejidad y gravedad de este tipo de casos, y sobre la importancia de denunciar o notificar ante algún profesional  cuando se tenga conocimiento o sospecha de que alguien pueda estar siendo  víctima de violencia sexual.
  3. Tratar de ayudar a otros profesionales mejorar sus intervenciones,  basándome para ello en la experiencia adquirida en los 460 casos que atendí en mi etapa  laboral en el equipo EICAS de la Asociación ADIMA, en los que evalué personalmente a más   de 500 niños supuestas víctimas de violencia sexual, además de  muchos familiares y profesionales que trabajaban en dichos casos.
  • Aunque la conversación descrita en “No se quién soy” esta basada en hechos  reales ocurridos a una familia multiabusiva a la que atendí, esta segunda  intervención con “Lula” es ficticia, al igual que su nombre, y nunca se ha  producido en dicho caso, al menos que a mi me conste. 
  • Si te sientes identificado con esta causa, y/o quieres colaboraren ella, te agradeceríamos  (las víctimas y familiares afectados, y yo) que lo compartas en tus redes  sociales conforme vaya publicando dichos artículos, o incluso si puede ser, que lo  reenvíes a tus contactos, para así poder llegar al mayor numero posible de  personas… Entiendo que se trata de un tema muy duro, sobre el que muy  probablemente no te apetezca mucho leer, por el estado de ánimo que te pueda  quedar tras su lectura, pero piensa que ese “malestar” es muy leve comparado con lo que  sufren las víctimas, y que merece la pena “sufrirlo” sabiendo que con ello  podemos ayudar a otras posible víctimas, ya que muchas personas pueden  animarse a notificar o denunciar, y por tanto, parar, muchas situaciones de  violencia sexual… puesto que las víctimas muy pocas veces se atreven o tienen la  capacidad para denunciarlo… Nos toca a todos… Muchísimas gracias por tu apoyo.

Fdo.: Eduardo Lobato Arán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s