Las 10 Fortalezas Lolo-Lilo

Nunca podré olvidar un día en que un niño (llamémosle “Lilo”), en la primera sesión con él, tras preguntarle cómo se llamaba, y sin ni siquiera darme tiempo a presentarme, me preguntó que si yo era Edu; Al decirle que si, Lilo reaccionó de forma muy alegre, manifestando que había tenido mucha suerte; Me sorprendí bastante y le pregunté que como sabía mi nombre, y que porqué se había puesto tan contento; Me contó que un compañero del Centro de Menores donde estaba ingresado le había dicho que a ver si él también tenía suerte y le tocaba conmigo. Me dijo que ese niño hacía tiempo que había venido a mi centro de trabajo, que le había dicho que allí trabajaban varios/as psicólogos/as, y que había sido atendido por mí; Yo le pregunté a Lilo que como se llamaba dicho niño, y me dijo que se llamaba “Lolo” (llamémosle así). No salía de mi asombro cuando Lilo me comentó que Lolo también le había dicho que yo era el mejor amigo que había tenido en su vida.

Me vinieron al pensamiento aquellas teorías psicoanalíticas que había estudiado sobre la transferencia y la contratransferencia, pero ello no impidió que me inundaron diversas emociones en un intervalo muy corto de tiempo; De estar felizmente asombrado y alagado, pasé a sentirme intrigado, y luego, decepcionado conmigo mismo, porque, acababa de saber que era considerado como el mejor amigo de alguien al que en ese momento ni era capaz de recordar.

Tras concluir la sesión con Lilo, inmediatamente hablé con el educador que le acompañaba, y me confirmó que efectivamente desde hacía un tiempo había ingresado en el centro un niño llamado Lolo, pero que no me podía decir los apellidos debido a la Ley de Protección de Datos. Al marcharse, me puse a buscar en mi base de datos, y afortunadamente solo había atendido un caso en el que aparecía un niño con ese nombre, y pude comprobar que efectivamente yo había atendido a Lolo dos años antes.

Al abrir el expediente, inmediatamente recordé el caso; se trataba del “Caso del Super-Genograma”; en el equipo fue muy comentado el caso porque en su día tuve que pegar dos folios para que cupiese el gigantesco genograma familiar, y porque tenía unas características muy singulares: se trataba de un caso de una gran familia multiproblemática y multiabusiva; por un lado, tanto la madre de Lolo como varios tíos de Lolo estaban en la cárcel; por otro lado, supimos que tanto su madre como varias de sus tías habían sido prostituidas por la abuela materna de Lolo y seguían dedicándose a la prostitución; y por si fuera poco, su abuelo materno había abusado de varios tíos y tías suyos y de su propia madre. Así, tras siete sesiones con Lolo se obtuvieron datos que indicaban una alta probabilidad de que uno de sus tíos maternos hubiese abusado sexualmente de él; al parecer, Lolo se lo contó a su abuelo, y éste, evidentemente, no hizo nada por ayudarle. Tras otras tres sesiones de tratamiento inicial, le derivé a la Unidad de Tratamiento para que trabajasen con él a largo plazo.

Tanto me impactó la “revelación” de Lilo sobre lo que pensaba Lolo de mí, que volví a revisar las grabaciones de las entrevistas; en ellas pude recordar que Lolo era un niño muy tímido, que casi siempre se expresaba con monosílabos o frases muy cortas; en ningún momento de las diez sesiones que mantuve con él se mostró afectuoso ni amistoso conmigo, mostrándose más bien serio y distante, aunque participaba en las actividades y juegos que le planteaba.

De este modo, gracias a que en el equipo “me tocó” a mí atender a Lilo, pude tomar verdadera consciencia de la importancia de mi trabajo como psicólogo; En el equipo siempre tuvimos más casos de los que realmente podíamos atender garantizando la calidad del servicio, y aunque éste fue uno de los casos más impactantes de los inicios de mi carrera profesional, en ningún momento hasta entonces había recordado ese caso como el “Caso de Lolo”, sino que solo lo tenía como un expediente más, el “Caso del Super-Genograma” que me había aportado experiencia en esa tipología concreta de abuso sexual, y que se sumaba a mi curriculum. Sin embargo, me di cuenta de que yo no solo había sido alguien que había escuchado a Lolo, que le había tratado como al niño que era, y que le ayudó a superar sus problemas, sino que también había sido para él una persona tan importante que me llegó a considerar como su mejor amigo… Yo había provocado cambios importantes en su vida… y él, sin pretenderlo, finalmente también ha provocado fuertes cambios en mi vida…

Recientemente, en el marco de un taller formativo llamado “Lánzate y Emprende”, nos pidieron que plasmásemos en una “Presentación” nuestra idea de negocio, nuestro proyecto emprendedor. Tras 16 años de experiencia en el Equipo EICAS (Equipo de Evaluación e Investigación de Casos de Abuso Sexual Infantil) de la Asociación ADIMA (Asociación Andaluza para la Defensa de la Infancia y la Prevención del Maltrato Infantil), uno de mis proyectos en mente consistía en poner en marcha el Programa AVISE (“Anti-Violencia Sexual”), que tendría tres áreas de actuación: el Área de Información (asesoramiento personal, campañas de prevención,…), el Área de Formación (cursos y talleres a profesionales), y el Área de Peritación (asesoramiento a profesionales, peritajes psicológicos en casos concretos reales,…).

Inmediatamente me viene a la cabeza el “Caso de Lolo y Lilo”, y decido no centrar mi presentación en transmitir a mis compañeros de curso el posible desarrollo de mi proyecto, sino en contarles la lección que pude aprender del caso descrito al inicio, puesto que dicha vivencia, que tanto me marcó a nivel profesional y personal, podría servir para ejemplificar algunos aspectos a tener en cuenta en el mundo empresarial, pudiendo destacar los siguientes:

  1. Siempre intento averiguar, recordar y utilizar el nombre de cada cliente/paciente/usuarioal dirigirme a él/ella; Nunca lo trato como a un número más de mi balance económico.
  2. Doy el mejor trato posible a cada cliente, como si fuese mi mejor amigo, porque algún día podría llegar a serlo o a considerarme como tal. Y le trasmito que él/ella es importante para mí (le felicito si sé su cumpleaños, le doy las gracias,…).
  3. Me centro en satisfacer el mayor numero posible de las necesidades de mi cliente, ofreciéndole el servicio/producto que necesita con la mayor calidad posible en el menor tiempo posible.
  4. Trato de profundizar en la relación con el cliente sin dejarme llevar por las apariencias, que a veces engañan.
  5. Actualizo constantemente mi base de datos, con la mayor información posible de cada cliente, cumpliendo con cuidado la L.O.P.D. (Ley Orgánica de Protección de Datos).
  6. Abarcar más de lo que se puede nunca es bueno, por lo que solo acepto un cliente si tengo capacidad real (infraestructura, experiencia, personal, tiempo suficiente,…) para ofrecerle un servicio de calidad, o si tengo la seguridad de que tendré esa capacidad a muy corto plazo.
  7. La publicidad mas efectiva es el boca a boca (prescriptores “en vivo” y “en Redes Sociales”): Un cliente satisfecho normalmente atrae a otros posibles clientes, mientras que uno insatisfecho los puede alejar.
  8. Trato de ser humilde y sigo formándome.
  9. Por muy dura que sea la vida en algunos momentos, trato de vivirla con optimismo, aunque consciente de las dificultades ya existentes y de las que puedan surgir.
  10. Soy consciente de que la persona más inesperada puede darme la mayor de las lecciones.

Finalmente, no quiero terminar mi primer artículo, sin mostrar mis agradecimientos:

  • A María y Lucía, mis hijas, porque son lo más grande que me ha pasado en la vida.
  • A los más de 500 niños y niñas que he atendido, y en especial a Lolo y Lilo, por haberme ayudado a crecer como profesional y como persona… ya que son esos niños, y otros muchos que desgraciadamente nunca llegamos a atender, los que dan sentido a un trabajo tan duro como es la atención psicológica a las víctimas de violencia sexual infantil.
  • A mis ex-compañeros de EICAS y del resto de ADIMA, por todo lo que lucharon a mi lado por poner en marcha el Programa EICAS, gracias al cual actualmente cada provincia andaluza cuenta con un equipo de diagnóstico y tratamiento a menores víctimas de abuso sexual.
  • A todos los compañeros del referido curso, por todo lo que hemos compartido y vivido como grupo, y por lo que queda por compartir.
  • Y a los ponentes del curso: a Fernando Moreno, por todo lo que nos ha enseñado y por haber cohesionado el grupo desde un principio, y especialmente a Sonia Holgado, esa gran pedagoga, por haberme ayudado a sacar al escritor que llevo dentro…

Fdo.: Eduardo Lobato Arán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s